Entorno protegido

Reserva de la Biosfera de la Ría del Eo, Oscos y Tierras de Burón

El área incluida dentro de la Reserva de la Biosfera se vértebra a través de la cuenca fluvial del río Eo, abarcando desde su nacimiento en Fonteo (municipio de Baleira, Lugo), hasta su desembocadura en el Mar Cantábrico. Junto a esta área se incluyen en la Reserva de la Biosfera territorios que aunque pertenecientes a las cuencas del Navia, Miño y Porcía, poseen una gran uniformidad en relación a los componentes de la biodiversidad y con los componentes de carácter cultural y patrimonial.

Dentro de la Reserva de la Biosfera se pueden reconocer al menos cuatro grandes unidades paisajísticas.

La primera unidad correspondería al Litoral Cantábrico Occidental, también designado como Arco Cantábrico Occidental y que representa un territorio dominado por ecosistemas marinos y costeros. El espacio terrestre viene marcado por el predominio de las formas horizontales, fruto de la existencia de una amplia y potente llanura sedimentaria, emplazada sobre la actual línea de costa y que constituye la parte central de la Rasa Cantábrica.

Tierra adentro, el espacio litoral se transforma en un conjunto heterogéneo de valles fuertemente encajados, en los que los cauces fluviales y la vegetación desarrollada en sus riberas actúan como corredores biológicos entre las distintas unidades establecidas en la Reserva. El Eo constituye el principal sistema fluvial de la Reserva de la Biosfera. Las fértiles tierras de valle han sido utilizadas desde la antigüedad como emplazamiento humano, sustentando un complejo sistema de explotación tradicional multifuncional basado en el aprovechamiento de los recursos agrícolas, ganaderos y forestales.

La tercera unidad paisajística que conforma la Reserva de la Biosfera está constituida por el estuario y desembocadura del río Eo. La Ría engloba una gran heterogeneidad de ecosistemas derivados de la confluencia y mezcla periódica de las aguas marinas y continentales, entre los que destacan por su relevancia internacional los sistemas de marismas y las llanuras arenosas cubiertas temporalmente por la acción de las mareas. La Ría alberga la mayor densidad de población de la Reserva, distribuida en las poblaciones de Ribadeo, Figueras, Castropol y Vegadeo.

La última unidad paisajística estaría representada por un conjunto heterogéneo de sierras y montañas, que adquieren progresivamente una mayor altitud a medida que se alejan de la costa y se aproximan al eje principal de la Cordillera Cantábrica. La verticalidad de las formas, las características climáticas y edáficas determinan un menor peso de la economía agraria, frente a los aprovechamientos forestales y ganaderos. El paisaje de prados se acantona, mientras que los brezales y las turberas imponen su

dominio en el territorio.

En la actualidad, la ganadería, la selvicultura y el turismo son los principales ejes de crecimiento y especialización en toda la zona y parecen ser los ejes sobre los que tratará de sustentar su crecimiento a medio plazo.

Por otra parte, han comenzado a manifestarse algunas iniciativas de diversificación de la actividad, como agricultura y ganadería ecológica, viveros e invernaderos, diversificación en servicios, acuicultura o actividades agroalimentarias, potenciadas por el apoyo de los planes de desarrollo que operan en la zona.