Río Eo

Atraviesa el territorio del municipio de Sur a Norte, conformando una tierra que recibe el nombre de “Ribeira” por estar alrededor del río.

Siguiendo a Isaac Rielo Carballo (G.E.G.), “por dificultades de paso, tal vez en la angostura de Boel, se produjo un ensanchamiento de su cauce dando lugar al rico y fértil meandro de O Chao Grande de Santalla. Un poco más abajo, este río, cediendo ante el mayor caudal e impetuosidad del Rodil, se replegó sobre si mismo buscando nuevo curso y originando con ello una lengua de tierra con una configuración muy especial y que recibe el nombre de Insua, por hallarse rodeada de agua casi por completo, y que un día fue horadada (de ahí lo de Montefurado) en el tramo de arranque, por los romanos, al objeto de proceder al rastreo y búsqueda de las pepitas auríferas que, según la tradición de entonces, bajaban acompañando las aguas del Rodil. No hace mucho tiempo se han descubierto en las inmediaciones de Os Cangos restos de emplazamientos de bancos para lavado de minerales preciosos, y vestigios de hornos para la cocción de arcillas.

Al Eo afluyen las aguas del Lúa, procedente de la parroquia de este nombre, que bañan las tierras de A Bara y Navallos, y el Servial, que atraviesa el lugar de San Xorxe.”

Según Otero Pedrayo, “El nombre del Eo comienza poco antes de Piquín, por la unión de los riachuelos del Val de Baleira, del monte Muradal y del Monte dos Texos. La raíz más alta viene del lugar y comienzo de la Sierra de Cádabo, de los términos de las parroquias de San Pedro da Asperela de donde, en sentido contrario, surgen las fuentes primeras del Neira. Los valles de Baleira y do Neira atestan por sus cabeceras con el levantamiento del Cádabo. El Eo camina bien hondo por largos tramos desiertos. En el primero, acoge cerca de Os Baos aguas de Fonsagrada, por el Rodil crecido, por el Fillabal descendido de la Fonfría en la sierra de Pedras Apañadas”.